Sep 21, 2023 | SOMOS LA PERA

El tamaño sí importa

Las peras de la DOP Peras de Rincón de Soto son grades. Muy grandes. ¿Sabes cómo las medimos? Por el perímetro que tienen en su parte más ancha. A partir de ahí, establecemos unas categorías que denominamos calibres.

El calibre es el diámetro de un objeto cilíndrico o esférico no hueco. De este modo, el calibre de una pera es su medida en su parte más ancha. En la DOP Peras de Rincón de Soto, este dato es muy importante, porque una característica relevante de nuestras peras es que éstas son muy grandes. De este modo, su tamaño es esencial para nosotros y está vinculado a diferentes categorías.

Los calibres más habituales de las peras de la DOP Peras de Rincón de Soto son el calibre 20, el calibre 18 y el 16. Ahora bien, ¿qué significan estas cifras?

Esta cifra no indica la medida del calibre sino las peras que caben en cada caja, cuyo formato es el mismo para todas las peras amparadas por la Denominación, pero cambia el blister interior que contiene más o menos peras dependiendo del calibre.

Nos explicamos…

En el calibre 20, el contorno de la pera en su parte más ancha mide, de forma orientativa, entre 64 y 69 milímetros y esto hace que en cada caja quepan 20 peras. En el calibre 18, la pera tiene un contorno de entre 70 y 76 milímetros y caben 18 peras por caja. Y en el calibre 16, que es el más grande, las peras miden más de 76 milímetros y van de 16 en 16 en cada caja. 

Así cuanto menor sea el número que indica el calibre, quiere decir que más grandes son las peras.

Si atendemos al peso de las peras dentro de nuestra DOP, cabe señalar que el mínimo es de entre 230 y 250 gramos, pero que hay peras en nuestros campos de 700 gramos… Las peras más grandes son las que mejor se venden, así que estos aspectos son importantes.  

Las peras de la DOP Peras de Rincón de Soto, además por su tamaño, se diferencian del resto porque su forma es más alargada de lo habitual y porque su piel es más verdosa que otras frutas de este tipo. Además, tiene ‘russeting’, que es una rugosidad en la piel, que proviene de una oxidación natural muy valorada en esta fruta que se produce debido a las nieblas de las zonas de cultivo.

Noticias Relacionadas

Cada latido cuenta
Cada latido cuenta

La DOP Peras de Rincón de Soto colabora este próximo jueves 14 de marzo en la acción organizada por la DOP Aceite de...